Hardware

PCI Express VS SATA: ¿Qué Interfaz SSD Deberías Elegir?

Las unidades SSD han mejorado mucho durante los últimos años. Lo que antes solía ser caro para la mayoría de los usuarios, ahora es mucho más asequible para todos nosotros. Y no hace tanto tiempo de ésto, ya que hablamos de hace cinco años.  En la actualidad, sin embargo, hay bastante confusión en torno a los diferentes tipos de discos SSD y a las interfaces disponibles. Con casi cualquier disco duro SSD notarás una diferencia notable de rendimiento en comparación un disco duro mecánico. Los discos SSD SATA, NVMe y M.2 son los más populares que están disponibles en este momento, y, en general, la gente no está segura acerca de cuál es el adecuado para el uso que le van a dar o cuál de ellos funciona mejor. Es exactamente por eso por por lo que hemos decidido discutirlo aquí. Sin más preámbulos, vamos a comparar las dos interfaces principales que están disponibles ahora mismo para discos SSD, que son la interfaz SATA y la interfaz por medio del puerto PCI Express, a la que, para abreviar, también se le suele llamar PCIe.

SATA vs PCI Express

La interfaz Serial ATA (SATA) y la PCI Express (Peripheral Component Interconnect Express) son las dos interfaces que son ampliamente utilizadas por los discos SSD que están disponibles en el mercado. Existen un montón de diferencias clave entre estas dos interfaces que pueden generar mucha confusión entre los consumidores. Así que vamos a echar un ojo a estas diferencias.

La conexión

La interfaz Serial ATA (SATA) es la interfaz más extendida que se utiliza para conectar discos SSDs. Esta interfaz existe desde hace mucho tiempo. Si conoces el típico cable SATA que se utiliza para conectar discos duros mecánicos, es también el mismo cable que se utiliza para los SSD basados ​​en interfaces SATA. La versión más reciente de la interfaz es la SATA III, que tiene un rendimiento máximo de 6 Gbps, lo que equivale aproximadamente a 600 MB/s en rendimiento en tiempo real. Debido a su popularidad y al gran número de fabricantes que se dedican a los discos con conexiones SATA, los SSD basados ​​en la interfaz SATA III son también los SSD más económicos entre los que están disponibles en el mercado a día de hoy. Estos discos SSD son, generalmente, de 2.5 pulgadas y podrás encontrarlos desde más o menos 50€. Puedes echar un ojo a este disco SSD low cost de Amazon, con buena relación calidad precio, ideal para instalar tu sistema operativo. Este Kingston de PcComponentes tampoco está nada mal para el mismo uso que el antes citado.

La interfaz PCI Express tiene el formato típico de un conector para las tarjetas PCI de expansión en serie de alta velocidad. Su arquitectura se basa en la conexión punto a punto. Se trata de la misma interfaz que todos utilizamos para conectar nuestras tarjetas gráficas. Los SSD basados ​​en PCI Express se conectan a una ranura de expansión de la placa base, lo que nos proporciona tanto conexión de datos como de alimentación. A diferencia de los SSD basados ​​en conexión SATA, los PCIe tienen más ancho de banda debido a que las señales, que además de ser más rápidas, son de raíl múltiple. Debido a esta conexión directa con los periféricos, los discos SSD basados ​​en una conexión PCIe funcionan mucho mejor que los mismos modelos SATA equivalentes, que utilizan cables para conectarse a la placa base, lo que da lugar a una latencia demasiado alta. Por poner un ejemplo, el disco Samsung NVMe 960 Pro funciona entre cuatro y cinco veces más rápido que el Samsung 850 Pro de 1 TB, que hace uso de una conexión SATA.

Comienza a estar todo bastante claro. Venga, vayan saliendo… o no, mejor no, que hay mucho que aprender. ¿No dejaréis que haya escrito todo ésto en vano, verdad?

Rendimiento

La brecha de rendimiento entre los discos SATA y PCIe es bastante grande. Los SATA III alcanzan una tasa de transferencia de 6 Gbps, que equivalen a 600 MB/s. Por otro lado, el uso de dos carriles del puerto PCI Express 3.0 puede llegar a proporcionar más de 3 veces el rendimiento del mismo SSD basado en conexión SATA III, que vienen siendo cerca de 2000 MB/s. Podríais estar pensando que el consumo de energía será superior, pero resulta que los discos PCIe consumen tan sólo un 4% más de potencia que sus equivalentes SSD SATA III. Esto es una victoria y casi un abuso de los discos PCIe sobre los SATA.

Incluso los discos SSDs basados ​​en PCIe más baratos ofrecen una ganancia de rendimiento significativa sobre los SSD basados ​​en SATA y, si te vas a los discos de gama alta, el rendimiento no sólo será mejor, sino mucho mejor. A partir de ahora, la interfaz SATA III es considerada un gran cuello de botella para los discos SSD, ya que en las pruebas de rendimiento impone un límite de 550 MB/s.

Si tus expectativas o demandas son muy altas y quieres un rendimiento superior que se lo más alto posible, creo que ya sabes la interfaz a por la que has de irte, pero de cabeza. De nuevo, todo depende de tu hardware actual y de tu presupuesto.

El cara a cara en detalle: SATA III VS PCIe

Vamos ahora con la comparación definitiva:

Discos / Unidades SSD SATA III

Los discos SSD SATA III suelen estar disponibles en en formatos de 2,5 pulgadas, haciendo uso de los típicos cables SATA para conectarse a la placa base. Como resultado de la conexión mediante cables, esto puede resultar en una latencia bastante alta que puede afectar el potencial máximo del disco SSD.

La ranura M.2 es una nueva conexión de muchas placas base para permitir la instalación de SSDs más pequeños en dispositivos compactos como ordenadores portátiles. Hoy en día, esta se ha ido abriendo camino en varias placas base ATX, Micro-ATX y Mini-ITX que se utilizan también en ordenadores de sobremesa. Existe también mucha confusión en torno a los SSD con conexión M.2 entre los consumidores. No te equivoques; las ranuras M.2 de la placa base pueden tener tanto carriles SATA como PCIe, o ambos a la vez. Esto, depende totalmente de la placa base que tengas. Es recomendable que mires las especificaciones antes de comprar cualquier placa base.

El disco SSD Samsung 850 EVO, por ejemplo, puede ser adquirido tanto en formato M.2 como en formato de 2,5. Ambos SSDs, independientemente de su tamaño o conexión, alcanzan la velocidad máxima de un disco SATA III, que es de 600 MB/s.

Discos / Unidades SSD PCIe

El protocolo NVM Express, nombre que viene de Non-Volatile Memory Express, es un protocolo de comunicación que permite a un SSD hacer uso efectivo del bus PCI Express de alta velocidad en un ordenador. La interfaz PCIe es la misma interfaz que utilizan las tarjetas gráficas y las tarjetas de sonido modernas. La conexión PCI Express 3.0 ofrece una tasa de transferencia de casi 1 GB/s por carril. Si colocas una tarjeta en una ranura de cuatro carriles (el puerto largo), obtendrás 4 veces el ancho de banda, que será de 4 GB/s. Esto es una velocidad tan rápida que supera con creres a la de los SSD SATA. El protocolo NVM Express es considerado como el sustituto del mítico AHCI, utilizado por la mayoría de los SSD con conexión SATA a día de hoy. Si quieres, puedes mirar aquí el rendimiento del disco SSD  Samsung NVMe que tengo en el portátil que uso para jugar cuando no estoy en casa.

Por otro lado, las ranuras M.2 de las que ya hemos hablado, pueden tener también carriles PCI Express que van hasta la ranura. Esto quiere decir que algunas ranuras PCIe pueden soportar discos SSD conectados mediante M.2 que también hagan uso del protocolo NVMe, tolerando velocidades de hasta 2000 MB/s. Actualmente, el disco SSD comercial más rápido que puedes comprar es el Samsung 960 Pro NVMe M.2 SSD, que te proporciona velocidades de lectura de casi 3500 MB/s. Se trata de un gran paso frente a los 550 MB/s de los SSD de alto rendimiento SATA III. El protocolo NVMe También tiene la ventaja de que mejorará en el futuro.

Aparte de todo esto, decir que Intel trabaja en discos basados en una tecnología desarrollada por ellos mismos llamada Intel Optane, basada a su vez en tecnología 3D Xpoint. A pesar de que los discos Intel Optane se basa en conexiones PCI Express, Intel afirma que los discos Optane serán incluso cuatro veces más rápidos que los discos NAND SSD NVMe en lo referente a las operaciones de entrada/salida por segundo. También prometen una latencia seis veces inferior. La tecnología todavía está en desarrollo y se espera que esté disponible a finales del 2018. Es por ello que podemos afirmar que los discos SSD PCI Express son el futuro y poco menos que el presente.

Vamos de compras: El Precio

Ahora ya sabemos cuál es el disco más rápido cuando comparamos los SSD PCIe con los que están basados ​​en conexiones SATA. Pero, como todo en esta vida, toda esta ganancia de rendimiento tiene un coste. A pesar de que los precios de los SSD basados ​​en SATA III han descendido por un margen considerable, si echas un ojo a la unidad SSD SATA más rápida que puedes comprar, resulta que es el Samsung 850 Pro, que cuesta aproximadamente 980€ en su variante de 2TB.

Por otro lado, los discos NVMe SSD con más prestaciones cuestan también un montón, dependiendo del espacio de almacenamiento que necesites, claro. Por ejemplo, el Samsung SSD 960 Pro más rápido del mercado cuesta sobre 1200€ en su variante de 2TB. Se trata de uno de los precios más altos para discos de alta velocidad, especialmente si tenemos en cuenta que nos podemos comprar un PC de sobremesa o un portátil bastante decente por algo menos de este precio. Si aún así quieres tener la máquina de matar definitiva, puedes comprártelo en Amazon.

PCIe vs SATA: ¿Qué interfaz SSD deberías elegir?

Ahora que ya sabes las diferencias entre todos los tipos de discos SSD que están disponibles en el mercado, deberías tener una idea más clara a la hora de hacerte con uno. De todos modos, todo depende de tu presupuesto y de tus necesidades. Si quieres una buena capacidad de almacenamiento que esté bien en relación calidad precio, quizás un SSD basado en conexión SATA sea lo mejor para ti. Sin embargo, si miras de cara al futuro y tienes un presupuesto medio alto, entonces hazte con un disco SSD basado en conexión NVM PCI Express.

Actualízate a una unidad SSD

Estas han sido las diferencias entre las dos interfaces SSD más populares, la PCI Express y la SATA. Esperamos que la lectura de este artículo te haya servido de ayuda. Si tienes una opinión diferente a la nuestra, no dudes en dejarnos un comentario.

EduZRO

Ingeniero técnico en informática, actualmente trabajo como desarrollador web y programador de videojuegos.

No Comments

comment No comments yet

You can be first to leave a comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *