Aplicaciones web Navegadores Servicios web

Cómo acelerar Google Chrome: 12 Formas Efectivas

Google Chrome es el navegador más utilizado en todo el mundo; ya sea para PC portátiles, de escritorio, Mac, tabletas y celulares. Este posee más de 750 millones de usuarios y su popularidad oscila entre el primer y el segundo puesto a nivel mundial. Está claro que se ha convertido en el navegador más utilizado a nivel global. El número de sus usuarios aumentó notablemente en estos últimos 2 años; ostentando una cuota de mercado por encima del 54%, cifra que lo convierte en el navegador líder.

Este liderazgo no es una casualidad, ocurre por su riqueza en características con respecto a otros navegadores. Sin embargo, muchos de nosotros notamos que consume muchos recursos en casi cualquier dispositivo y que puede ralentizar bastante tu equipo sus componentes son más bien modestos o ya tienen cierta antigüedad. Si eres un usuario algo avanzado, quizás no estés satisfecho con el desempeño que Google Chrome te está ofreciendo.

En este artículo te ofrecemos una solución práctica y definitiva al problema. Si llevas a cabo los ajustes que te aconsejamos, podrás obtener un notable aumento de velocidad en Google Chrome, especialmente si tienes un procesador con doble núcleo o, en el peor de los casos, con uno solo. La memoria también puede ser un gran problema, especialmente si tienes menos de 4Gb y eres de los que abre muchas pestañas. En este artículo veremos 10 formas efectivas de acelerar Google Chrome.

1. Elimina las extensiones innecesarias

Vamos a probar algo básico. Las extensiones de Chrome funcionan en segundo plano para proporcionar sus servicios. En su proceso consumen muchos recursos del sistema para hacer su trabajo, lo cual ocasiona una sobrecarga en nuestro equipo que, en algunos casos, puede ser desesperante. Por tanto, si hay demasiadas extensiones habilitadas en tu navegador, estas podrían estar causando un mal desempeño en el mismo. Lo idóneo es tener solo las extensiones necesarias, es decir, las que realmente utilizamos con frecuencia, desactivando las extensiones que no utilices.

Para desactivarlas debes hacer clic en el menú que tiene tres puntos de la esquina superior derecha de Google Chrome y, luego, navegar hasta “Más herramientas” -> “Extensiones”. Esto te llevará directamente a la página de las extensiones, en donde aparecerán todas las que tienes activadas.

Para deshabilitar una extensión, debes hacer clic en la checkbox de verificación que está junto a ella y que tiene la etiqueta “Habilitada”. Asegúrate de que esté desmarcada. Si quieres eliminar la extensión por completo, es necesario que hagas clic en el icono con una papelera situado al lado de la extensión. Es más recomendable deshabilitar todas las extensiones que no utilizas con frecuencia en lugar de desinstalarlas, con el objetivo de no  perderlas totalmente, para que así estén disponibles con la configuración que ya tenías cuando las necesites nuevamente.

2. Habilitar el servicio de predicción “Prefetch” de Google Chrome

Google Chrome recurre a un servicio de predicción que este trata de adivinar o presuponer mediante algoritmos en qué enlaces y/o páginas puedes hacer clic. Las páginas resultantes de la predicción son mantenidas automáticamente en un segundo plano para que así sean cargadas con más rapidez. Como es de suponer, esto utiliza más datos y consume algunos recursos, pero también hace que la navegación sea considerablemente más rápida. Vale la pena habilitar la opción, puesto que dará un buen impulso a Google Chrome.

Para habilitar el servicio de predicción de Google Chrome, debes acceder a “Configuración” en el menú de Chrome. Despliega el menú de la izquierda, haz clic en el menú de “Configuración avanzada” y, seguidamente, en “Privacidad y seguridad”.

Debes marcar activar la opción “Utilizar un servicio de predicciones para que las páginas se carguen más rápido” debajo del encabezado “Privacidad y seguridad”. Es importante que sepas que si tienes una conexión a Internet limitada, debes desactivar esta función, pues hará mella en su consumo.

3. Utilizar la opción de Ahorro de Datos (Economizador de datos)

Google Chrome puede usar los servidores de Google con el objetivo de comprimir las páginas web, haciendo que estas sean más rápidas a la hora de cargar y utilicen menos ancho de banda. Si tu conexión es lenta  o tu volumen de datos es limitado, esto podría cambiarle la vida. Sin embargo, no se trata de una función que esté incorporada propiamente en Chrome; sino que Google lo ofrece en forma de una extensión del navegador que puede instalarse en Chrome. El ahorro de ancho de banda será notable y, además, hará que la navegación sea más rápida al comprimirse muchos elementos automáticamente, como las imágenes pesadas.

Se puedes, instala la extensión “Economizador de Datos” de Google. Las páginas se comenzarán a comprimir automáticamente mientras navegas por Internet. Un dato que debes tener en cuenta es que esta extensión no funciona con páginas web encriptadas o seguras. Podrás reconocerlas fácilmente, pues el inicio de su URL será “https”.

Pudes descargarte la extensión desde este enlace a la Chrome web store.

4. Haz que los elementos en Flash solamente se carguen al hacer clic

Aún son numerosas las páginas web que utilizan elementos multimedia en Flash para sus contenidos interactivos, fotos vídeos… etc. Generalmente, los formatos en que se encuentran estos contenidos son muy pesados y podrían ralentizar las páginas. En realidad, la mayoría de nosotros encontramos que dentro del contenido de una página, estos vídeos, las encuestas interactivas y complementos similares, pueden ser una enorme distracción, por lo que seguro que muchos habrán pensado en un modo de librarse de ello.

Podemos lograr que el contenido de estos complementos interactivos solamente se cargue cuando haces clic en él, de modo que el ancho de banda que vayan a consumir no sea desperdiciado. Las páginas con estos contendios se cargarán más rápido, las distracciones serán mínimas y Google Chrome funcionará mejor.

Para ponerlo en práctica hay que acceder a la opción de “Configuración” de Chrome e ir al menú de la izquierda, al igual que en el caso anterior. Seguidamente, vete a “Configuración avanzada” -> “Privacidad y seguridad” -> “Configuración de contenido”. Luego debes desplazarte hacia abajo y hacer clic en la opción “Acceso de complementos sin pasar por la zona de pruebas”. Aquí, asegúrate de que la opción “Preguntar cuando un sitio web quiera utilizar un complemento para acceder a tu ordenador” esté activada.

Una vez que se ha hecho esto, siempre que aparezca un complemento o Plugin en una página, solamente se reproducirá cuando hagas clic en él.

5. Desactivar las imágenes

Este no es un procedimiento recomendado, pues puede resultar ser un gran sacrificio; pero si tu conexión es muy lenta o tu PC bastante antiguo, es una opción útil. Puedes inhabilitar las imágenes en para que se dejen de cargar todas las imágenes. Las imágenes hacen que una página web sea bastante más atractiva, por no hablar del valor que muchas aportan, pero también es cierto que algunas imágenes pesan lo suyo o están mal optimizadas, pudiendo ser la razón por la cual algunas páginas tardan mucho tiempo en cargarse. Debemos tener siempre en cuenta que las conexiones de algunos países en vías de desarrollo no son como las de otras partes del mundo, por lo que en algunos casos, desactivando las imágenes se conseguirá una mayor rapidez en el tiempo de carga de las páginas.

Puedes encontrar la opción de inhabilitar las imágenes en Google Chrome en “Ajustes” -> “Configuración avanzada” -> “Configuración de contenido”. Debes asegurarte de que la opción “No mostrar ninguna imagen”, debajo de la sección de “Imágenes”, esté activada.

6. Borrar los archivos temporales de Chrome

Google Chrome puede volverse algo lento debido al almacenamiento de los datos de navegación, como pueden ser las cookies, el contenido en caché o el historial de navegación. Si no has eliminado estos datos desde hace tiempo, esta podría llegar a ser la causa de la pérdida de rendimiento, aunque esta característica esté realmente implementada para mejorarlo. Es algo que debes tener en cuenta.

Puedes eliminar los archivos temporales haciendo clic en “Historial” -> “Historial” en el menú superior derecho de Chrome. También podrás acceder si presionas las teclas Ctrl + H. Despliega el menú de la izquierda y haz clic en “Borrar datos de navegación“.

Una vez aquí, es necesario que marques las casillas de verificación adecuadas para seleccionar los diferentes tipos de datos que deseas eliminar. Luego hay que hacer clic en el botón “Borrar datos de navegación” para eliminar los datos que consideres innecesarios.

Ten cuidado de no eliminar las contraseñas o datos de relleno automático de formularios. Si quieres, puedes consultar la guía acerca de cómo borrar los datos de navegación de Chrome.

7. Funcionalidades experimentales o flags de Chrome

Hay algunas funcionalidades de Chrome que actualmente están en la categoría de experimentales, por lo que no son del todo seguras, pero pueden mejorar sustancialmente el rendimiento de Chrome. Debes tener claro que estas características aún no son oficiales y que pueden no tener un desempeño estable en todos los ordenadores; aunque en la mayoría de los casos suelen funcionar bien, sin notables efectos negativos. Si tras haber activado alguna de estas funcionalidades experimentales tu experiencia de navegación se ve afectada negativamente, deberás revertir los cambios realizados.

Para acceder a estas funciones experimentales de Google Chrome, escribe “chrome://flags/” en la barra de direcciones y pulsa enter. Después, utiliza la función “Buscar (Ctrl + F)”  para encontrar las funcionalidades experimentales que deseas.

8. Modifica las opciones “Tile Height” y “Tile Width”

Cambiando estas opciones, podrás asignar más memoria RAM a Chrome. Esta opción concederá mejor desplazamiento y menos congelamientos de la página mientras usas Chrome. Sin embargo, esta es una elección que solo debe ser ajustada si tienes suficiente memoria RAM para Google Chrome; con unos 4GB de memoria debe funcionar muy bien.
Dentro de los Flags de Chrome, que es una opción a la que ya hemos visto cómo acceder, escribe “Default tile” en el cuadro de diálogo “Buscar”, que puedes abrir pulsando “Ctrl + F”. Luego deberías ver ambas opciones de ancho y altura predeterminados. Utiliza los menús desplegables debajo de estas opciones para cambiar de “Predeterminado” al valor 512. La opción de 512 debería funcionar bien para casi todos los ordenadores.

9. Habilitar funcionalidades experimentales de los elemento HTML Canvas

Esta es una característica aún en desarrollo que permite a Chrome aprovechar usar los Canvas para acelerar la velocidad de carga de las páginas. En pocas palabras, podría eliminar diferentes tipos de contenidos al abrir una página web. Estos cambios no serán visibles para los usuarios, pero serán realizados y, por consiguiente, acelerarán la velocidad de navegación.

Para habilitar la opción, busca “Experimental canvas features” en el cuadro de búsqueda (Ctrl + F). Luego, haz clic en el botón “Activar (Enable)”, para activar esta función.

10. Activar el cierre rápido de ventanas y pestañas

Esta es otra característica muy práctica que permite a Google Chrome cerrar rápidamente las pestañas y ventanas para que funcione con mayor rapidez. En realidad, es una cuestión de perspectiva; Chrome muestra que ha cerrado la pestaña o ventana con rapidez, pero el proceso de cierre continúa en segundo plano. En la práctica, aunque no lo parezca, esto acelera la velocidad de navegación, ya que al final, no hay que esperar mientras se cierra la pestaña.

Si quieres usar esta característica, entra en la página de Flags de Chrome y busca “Fast tab/window close” en el formulario de búsqueda (Ctrl + F). Luego, haz clic en el botón “Activar (Enable)”, para habilitar esta función.

11. Habilitar el protocolo experimental de red QUIC

Este protocolo experimental es aún un proyecto en desarrollo basado en las Conexiones UDP. Es un protocolo creado por Google que impide que se hagan múltiples peticiones al servidor para crear una conexión. Esto hace que sea mejor que la opción UDP (User Datagram Protocol), pues implica que sean necesarias menos peticiones para establecer una conexión. Esto se traduce en menos tiempo para crear cada conexión y, por ende, para cargar la página. Por lo general, al menos 2-3 peticiones son necesarios antes de que una conexión sea creada con el servidor, así que ya podemos imaginar la diferencia.

Para activarla debes buscar la opción “protocolo experimental QUIC ” y acceder al menú desplegable debajo de él para habilitarlo.

Una vez han sido habilitadas las características experimentales deseadas, es necesario reiniciar Google Chrome para que estos cambios surtan efecto. Haz clic en el botón “RELAUNCH NOW (Reiniciar Chrome)” para reiniciar Chrome y ver si su rendimiento mejora.

12. Las diferencias en el rendimiento de Chrome

Las formas a las que anteriormente se ha hecho referencia deberían ser suficientes para provocar al menos una notable diferencia en la velocidad de Chrome. Hemos visto desde cosas muy básicas para conexiones lentas hasta cosas para mejorar el rendimiento del navegador en cuanto a recursos se refiere. Deshabilitar las imágenes y permitir que los complementos sólo se reproduzcan cuando se haga clic sobre ellos, son excelentes maneras de obtener un plus en cuanto a la velocidad de carga de las páginas. Esto es útil en países con conexiones lentas o si, por cobertura, te ves obligado a utilizar una mala conexión.

Una nota final que debes tener en cuenta es que las características experimentales que anteriormente se comentan, en algunos casos muy raros podrían reducir la velocidad de carga de las páginas y, si esto sucede, deberías restablecer las opciones predeterminadas del navegador.

Esperamos que este artículo os haya sido de ayuda.

Soraya Madero Durán

Especialista en Ciencias de la Información; Alma Mater Universidad de la Habana, Facultad de Comunicación. Redactora de textos Web, Gestora de contenido Web, blogger, web master, Graduada de Comercio Exterior e Inversion Extranjera, en el MINCEX de Cuba. Titulada en Relaciones Publicas y Administración de Empresas. Colabora en la creación y planificación de contenidos como freelance.

No Comments

comment No comments yet

You can be first to leave a comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *